Lecciones económicas desde Nueva York.

Recientemente Jan Brassem, director general de Brassem Global Consulting, una firma de contratación global, fusiones y adquisiciones estadounidense, ha publicado un artículo en el National Jeweler sobre cómo puede la industria de la joyería recuperar las ventas y aumentar sus ganancias tras la recesión en la que, en España, aún estamos inmersos.

Partiendo de ejemplos de empresas tecnológicas americanas que salieron reforzadas en su momento de la depresión económica, tales como HJ Heinz Co, Procter & Gamble (P y G) e International Business Machines (IBM), Brassem expone que el secreto de su vuelta al éxito estuvo, además de en una buena dosis de suerte, en la innovación de productos y la comercialización hábil, utilizando los instrumentos de lo que el consultor ha denominado “gestión científica”, esto es:

Marketing: En vez de la suerte, la joyería tiene ahora una larga lista de instrumentos científicos para medir la demanda del producto.  Aunque su base de clientes se haya segmentado, (es decir, los Baby Boomers, Generación X, Generación Y, Milenio), el joyero tiene la capacidad, a través de análisis científicos,  (el análisis de productividad, las teorías de probabilidad…)  de vislumbrar los valores correspondientes a cada segmento de la clientela y así establecer un diseño o estilo particular. Una de estas herramientas es la llamada “de medida conjunta” que ofrece medidas a través de análisis informáticos de la importancia relativa de los factores de marketing (precio, diseño, embalaje, etc) para cada diseño.

Según Jan Brassem, los “Tres Grandes” también tenían  capacidad de segmentar sus medios de comunicación de marketing. P y G, en particular, fue lo suficientemente astuto como para seleccionar la radio como un medio de publicidad. Del mismo modo, los líderes de industria de la joyería fueron lo suficientemente astutos como para usar el Internet para el mercado e incluso vender sus diseños y marcas.

Producto: Es necesario desarrollar productos interesantes y rentables.  Aunque los diseños de joyería en general han crecido en belleza y creatividad, poco ha cambiado de manera intrínseca.

En fin, está claro que la industria de la joyería no crece tan rápido como las empresas de tecnología, y la demanda de joyería seguirá siendo de un solo dígito. Pero ¿no pueden los joyeros desarrollar productos con éxito en todos los segmentos de mercado?

Quizás la respuesta está en encontrar una manera de combinar la tecnología con el diseño.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s